Entrevista a Francisco Marhuenda

 

Como escribir siempre en serio de la basura que tenemos alrededor acaba quemando, hoy he decidido probar con una entrevista satírica, al estilo de las de Mi mesa cojea, para desintoxicar. Si no las conocéis, os recomiendo que vayáis al enlace (a mí me ha hecho pasar muy buenos ratos desde hace años).

 

 

Entrevista a Francisco Marhuenda

 

Tras la puerta cerrada del despacho se oye música romántica a todo volumen. El periodista toca con los nudillos y espera. Nada. Vuelve a llamar, esta vez más fuerte, pero la puerta es gruesa y la música está muy alta, así que finalmente mira al fotógrafo y ambos se deciden a entrar. Al abrir se encuentran a Francisco Marhuenda cantando Woman in love, de Barbra Streisand, mientras levanta a la altura de su cara un retrato del presidente del Gobierno y baila girando sobre sí mismo.

 

Marhuenda: (desafinando) ¡I am a woman in love, and I’m talking to you!

Salva: Ejem, ejem…

M: ¡¿Cómo?! ¿Quién te ha dejado entrar? Ya sabía que me iba a tocar lo del escrache tarde o temprano. ¡Malditos jueces demócratas! Aquí vale todo, ¿no?

S: Lo siento, Señor Marhuenda. He llamado, pero…

M: ¿Y dónde está Pilar? No sé por qué la contrataría, se ve que me engatusó con su discreta sonrisa. Esta chusma no se merece ni la bazofia que les pagamos por dejar que trabajen para nosotros. Bueno, ¿qué haces aquí? —pregunta, al tiempo que esconde el retrato en un cajón y apaga la música.

S: Vengo de parte de Jose. Teníamos una entrevista concertada, soy corresponsal de la MMC.

M: Ah, sí, sí. Es que me interesa lavar mi imagen, dicen que ha podido mancharse un poco después de tanto limpiar la mierda del PP. Tú sácame bien, ¿eh? —le ordena al fotógrafo.

S: No se preocupe, Señor Marhuenda, mi compañero es un gran profesional («pero no es mago», piensa). A propósito, ¿le han dicho alguna vez que tiene un cierto parecido con Alejandro Agag?

Fotografías de Alejandro Agag y Francisco Marhuenda

Agag y Marhuenda (argh)

Crédito -Marhuenda-: Lupe Vallina

 

M: Eso se lo dirás a todos —contesta, coqueto.

S: Hombre, no sé yo si es como para alegrarse…

M: (sin escuchar, viniéndose arriba) Sí que me han dicho alguna vez lo de Josie, el de la moda, que tenemos la misma nariz regia…

Josie (experto en moda)

El tal Josie

 

S: ¿Quién? Bueno, es igual. ¿Podemos empezar la entrevista? Aunque me pone nervioso Francisco.

M: Puedes llamarme Paco. Y tranquilízate; aunque no lo parezca, soy mortal como tú. Bueno, como tú no, mucho mejor, pero mortal, je, je, je.

S: No, si me refiero al del retrato —el periodista señala con sorna a una fotografía del Generalisísimo que cuelga tras el entrevistado.

M: Dejémonos de cachondeítos, ¿eh? Bromas con eso no, ¿eh?

S: Disculpe. Pasemos a la entrevista, si no le importa. ¿Puede decirnos cómo dirige usted su periódico, si está siempre en las tertulias?

M: No tiene mayor mérito, La Razón se dirige sola. La línea editorial la marca Génova, y si un día no hay que defender al Gobierno ni a la monarquía (que por desgracia no es el caso últimamente), pues caña a los terroristas de la PAH, a los de las mareas, sindicatos, 15M, los del cine… ¡Será por gentuza!

S: ¿Qué fue de su agria polémica con Eduardo Inda? El ex director del Marca afirmó —hay quien dice que refiriéndose a usted— que hay dos clases de periodistas: los que se dedican a buscar y publicar información, como él, y «los periodistas de desmentidos», e insinuó que estos últimos cobran de Génova. ¿Se siente usted aludido? ¿Quiere responder al Señor Inda?

M: De las declaraciones de chaqueteros marxistas no tengo nada que comentar. Pero me hace mucha gracia, me parece que el periódico de Edu está olvidando el tratamiento que dio a los atentados del 11M, que fue ETA y venga ETA, ¡eso sí que era periodismo! Y no esto de los sobresueldos y tal, que es una ordinariez de pobres resentidos. De todas maneras, todos los que conocemos personalmente a Mariano Rajoy sabemos de su honradez indiscutible. Y esto hay que decirlo para que lo sepa la gente, ¿eh? Consiguió la plaza de Registrador siendo más joven que nadie, imagínate qué cabeza, ains… (suspira), amigo de sus amigos, trabajador, de su Moncloa al Congreso y del Congreso a su Moncloa, y honrado como ninguno. Él nunca nos pag… Él nunca pagaría a periodistas para que sirvamos… para que sirvan como aparato de propaganda de su partido.

S: ¿Cree que los escándalos de corrupción y el flagrante incumplimiento de su programa electoral le puede pasar factura al PP en las próximas elecciones?

M: (irónico) Claro, la derecha es mala, la derecha es basurilla… Pues vamos a volver a ganar, ya lo veréis.

S: «¿Vamos?»

M: Bueno, van, van, es verdad, que nosotros somos objetivos y de centro —le guiña un ojo.

S: Hablemos de eso: ¿qué tiene que decirles a los que afirman que su periódico es tan objetivo como L’Osservatore Romano? (periódico del Vaticano).

M: Es muy sencillito, lo va a entender todo el mundo, verás: todo es fruto de una causa general contra mi persona y contra el PP.

S: («Valga la redundancia»). Pero entiende que algunos duden, ¿verdad? Usted mismo acusaba a Garzón de parcial por haber ido en las listas del PSOE. Sin embargo, el juez estuvo vinculado a ese partido algo menos de un año, mientras que usted fue diputado del PP y jefe de Gabinete de Mariano Rajoy durante cuatro años.

M: Oye, ¿me vas a dejar hablar? Porque si no habla tú y ya está. Oye, es que si no, haced la entrevista vosotros y ya está.

S: Pero…

M: Al final es imposible hablar. A mí déjame en paz, ya está bien, s’ha acabat la broma, ¡adéu! (portazo).

 

 

Para terminar, voy a dejaros un anagrama  que me ha inspirado nuestro personaje. Como sabéis, se trata de cambiar el orden de las letras para dar lugar a otras palabras (por ejemplo: animal puede convertirse en lámina)Obviamente, cuantas más letras, más dificultad, puesto que hay que usar todas las letras, pero sólo una vez (si la palabra original tiene tres erres, la resultante deberá tener otras tantas, ni más, ni menos). Muchos habréis oído hablar del famoso anagrama que André Breton le dedicó a Dalí, criticando la desmedida afición por el dinero del pintor. Fue el siguiente: «Salvador Dalí, Ávida dollars». Y yo he pensado en esta comparación para el director de La Razón:

Paco Marhuenda, o dar mucha pena

 

¿Se os ocurre a vosotros algún otro anagrama para el director de La Razón? Si os animáis y me decís alguno, lo meteré a continuación del mío con vuestro nombre, cuenta de Twitter o lo que queráis. Una pista: usando Francisco Marhuenda, se consigue la palabra «facha». 

 

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Música: Woman in love, de Barbra Streisand

Montaje de la cabecera: Brotesto

También te puede interesar:

6 sin mordaza

  1. Paco Maruenda: Eres patético, facha, lameculos de Rajoy (espero que lo tenga bien limpio, o si no te pondrás morao

    Responder
  2. (Pilar entra secándose las manos en el delantal)
    -Me ha llamado el Senor? Estaba en el office, lavando su negligee, ya sabe usté que hoy es viernes y,,,,

    Jajajajaj, una entrevista buenísima! Me he reído un montón, así mismo me lo imagino yo. Y los parecidos más que razonables de Marhuenda con Agag y el Josie ese, de traca.Gracias!
    Un saludo

    Responder
    1. Me alegro de que te hayas reído, jeje. Ah, y que sepas que me has hecho buscar “negligee” y han aparecido un montón de fotos de señoras de buen ver en el ordenador. Menos mal que no había nadie cerca XD

      Responder
  3. Si, en concreto yo le veo vestido con el de la foto que sale en la wikipedia!! Y con la misma postura que la del maniqui. Ains.

    Responder
  4. Lo lamentable es que venda algún periódico.
    Incomprendido, lameculos que niega la mayor ante, tantos casos que perjudican a los amos del pp.
    Repugnante y cómico personajillo, que siente desprecio e intolerancia, ante los menos afortunados.
    Equivocado de ideología y época vive pensando que este mundo hay dos clases de personas, los que tienen y pueden, y los que no.
    Tendría un montón de calificativos. Mejor dicho DEScalificativos, pero no quiero ponerme de mala hosti…
    Porque Marhuenda me da ganas de vomitar.

    Gracias Salva por el relato. Muy acertado.
    Un saludo.

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.