Sobre el autor

(Octubre de 2013)
 

 

Salva Solano Salmerón

 

 

Soy de Cartagena, o eso me han dicho

Descendiente de una familia militar

Me rebelé contra la Iglesia después de fases de fervor

Me colocaron en un pupitre en la esquina,

era el bufón y el niño más inteligente de la clase

 

La biblioteca y las librerías,

los libros y la magia de los poetas

 

Entonces el sexo trae el mayor estímulo jamás conocido

y toda paz y libros pierden su encanto…

 

 

 

 

Lo anterior ha sido una pequeña paráfrasis de un poema que podría servir perfectamente para lo que nos ocupa: As I look back, de Jim Morrison.

A los que prefieran una presentación más ortodoxa, decirles que soy del 79, administrador de fincas y empresario desde 2009, tras 12 años trabajando por cuenta ajena, varios de ellos muy puteao.

Leer, escribir y escuchar música es lo único que recuerdo llevar haciendo casi toda la vida sin que me haya acabado cansando. Lo demás, viene y va.

Como podéis ver aquí (si tenéis tiempo y paciencia), colaboro con artículos de opinión para algunos periódicos.

Sobre mi orientación política… No me van las etiquetas, pero si me obligaran a posicionarme por narices, pues entonces soy de izquierdas (sí, empresario de izquierdas, también existen). Me queman la sangre las injusticias sociales, las agresiones a la naturaleza, los abusos del poder… Y por tanto mi sitio no podría estar nunca entre las filas de la derecha. Pero no voy de izquierdista radical, es más, no me siento a gusto bajo el paraguas de ningún «ista» (con la posible excepción de «ecologista»).

No soy como tanta gente que ha «heredado» los ideales (o la religión) sin planteárselo siquiera: el abuelo tenía una ideología que pasó al padre y de este al hijo. Y luego, ya se sabe: todo lo que haga «tu» partido está bien, sea lo que sea. Yo prefiero pensar por mi cuenta, lo que en ocasiones me supone encontronazos con la izquierda sectaria (que también la hay).

Aunque a veces me cueste horrores, leo y escucho con la mente abierta las posturas de todos los bandos, incluida Intereconomía, la COPE y demás cadenas de la Conferencia Discopub* (pero de verdad, no a través de El Intermedio). La Razón, sólo en pequeñas dosis y en ambiente controlado.

Me da pena la gente que se limita a regurgitar lo pensado o maquinado por otros. Aquellos que, en palabras de Nacho Vegas, compran el periódico para saber lo que hay que pensar. No entiendo a los que por considerarse de derechas tienen que justificar siempre a Israel, y los que por llamarse de izquierdas hacen lo mismo con Corea del Norte, por usar sólo un par de ejemplos.

Considero que el sistema actual está podrido, así que si alguien me llama «antisistema» con intención peyorativa, no está empleando conmigo su mejor insulto. Querer sacar la basura es bueno, es higiénico y saludable. Lógicamente, los gusanos preferirían que todo se quede como está.

 

* Por «Conferencia Episcopal». Incultez en homenaje al gran programa que hacía Toni Garrido, Asuntos propios, y que nuestros actuales gobernantes se cargaron tan pronto pusieron el pie en la Moncloa, arramblando de paso con Carne Cruda, Diego Manrique, Juan Ramón Lucas, Ana Pastor, etc. Y ahí siguen, impasible el ademán hasta que vean convertida a RTVE otra vez en la porquería que era antes de la llegada de Zapatero (sí, hizo algunas cosas bien).

 

 
 

Entrevista a Salva Solano. 30 de abril de 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Vota y calla, Neo, Ley mordaza, Ley de Seguridad ciudadana

Vota y calla, Neo

 

 

Si te gusta lo que lees, deja aquí tu dirección para que pueda avisarte de cada nueva entrada: